Un estudio relaciona la vacuna Covid-19 con un pequeño aumento de la duración del ciclo menstrual

Tras recibir una dosis de la vacuna Covid-19, las mujeres tuvieron una duración media del ciclo menstrual de aproximadamente un día más de lo habitual, según un estudio publicado el jueves.

Los resultados validan algunas afirmaciones de mujeres en las redes sociales de que la vacuna Covid-19 afectó a su ciclo menstrual. Pero el cambio no es clínicamente significativo, y los expertos dicen que no debería causar preocupación.
«La conclusión es que realmente pensamos que estos hallazgos son tranquilizadores para la salud y la salud reproductiva», y encajan con datos igualmente tranquilizadores sobre la seguridad de las vacunas Covid-19 en relación con el embarazo y la fertilidad, dijo a la CNN la Dra. Alison Edelman, ginecóloga y obstetra y profesora de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, en Portland, y principal investigadora del estudio.
Pero hay una relación individual con el ciclo menstrual que es mucho más que clínica, dijo Edelman. Y esta investigación proporciona información concreta para ayudar a la gente a entender qué esperar, al igual que cualquier otro efecto secundario.
«Digamos que nadie te dijo que ibas a tener fiebre (después de recibir la vacuna Covid-19). Sería como: ‘¿Qué acaba de pasar? «, dijo. «Y las personas tienen diferentes relaciones con su ciclo menstrual. Para algunas personas, tal vez estén planeando un embarazo o tratando de evitarlo. Incluso un día de cambio -y eso es una media- puede resultar incómodo».+

La vacuna Covid-19 con un pequeño aumento de la duración del ciclo menstrual

Los investigadores señalan que el aumento medio de la duración del ciclo menstrual «parece estar impulsado en gran medida» por las mujeres que recibieron las dos dosis de una vacuna de ARNm -de Pfizer/BioNTech o de Moderna- dentro de un mismo ciclo menstrual. En este grupo, la duración del ciclo aumentó una media de unos dos días. Pero el cambio fue sólo temporal y se resolvió en un par de meses, según el estudio. No se dispone de datos suficientes para decir cuánto duró el cambio en las demás mujeres.
La regulación del ciclo menstrual puede verse afectada por la vida cotidiana, el entorno y los factores de estrés relacionados con la salud. Los investigadores descartaron que el estrés relacionado con la pandemia fuera la causa de los cambios.
Sin embargo, señalan que las vacunas de ARNm crean una respuesta inmunitaria robusta similar que podría afectar temporalmente a la regulación del ciclo menstrual.
Una enfermedad grave y aguda, como Covid-19, podría ser «catastrófica» para esta regulación, a veces de forma permanente, escribieron.

En general, sólo un 5% de las mujeres vacunadas tuvieron un cambio clínicamente significativo en su ciclo de más de ocho días

En general, sólo un 5% de las mujeres vacunadas tuvieron un cambio clínicamente significativo en su ciclo de más de ocho días, pero esta tasa fue casi la misma entre las mujeres no vacunadas. Ni las mujeres vacunadas ni las no vacunadas en el estudio tuvieron un cambio en la duración de su período específicamente.
En agosto, los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) anunciaron una inversión de unos 1,7 millones de dólares para apoyar a cinco equipos de investigación en el estudio de los posibles efectos de las vacunas Covid-19 en la menstruación.

Este es el primero de esos estudios que se publica, un plazo increíblemente rápido para este tipo de investigación.
La Dra. Diana Bianchi, directora del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), declaró a la CNN que la inversión en esta investigación fue una respuesta directa a las preocupaciones del público estadounidense.
«Nos preocupaba que tal vez la falta de información estuviera contribuyendo a las dudas sobre las vacunas en las mujeres en edad reproductiva», dijo Bianchi, que no participó directamente en la investigación. Había una necesidad desesperada de contar con pruebas científicas para comunicar a las mujeres lo que pueden esperar cuando se vacunan, y el tiempo era esencial, dijo.
Una encuesta de la Kaiser Family Foundation realizada en diciembre reveló que casi el 60% de las mujeres embarazadas o que intentan quedarse embarazadas afirmaban no estar seguras de que las vacunas COVID-19 sean seguras.
Sin embargo, se siguen acumulando pruebas que contradicen esas preocupaciones.
Un estudio publicado el martes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. ha revelado que las mujeres que se vacunan contra la COVID-19 durante el embarazo no corren mayor riesgo de tener partos prematuros o de bajo peso.
Los CDC recomiendan la vacunación a todas las mujeres que estén embarazadas, que lo hayan estado recientemente, que estén intentando quedarse embarazadas o que puedan quedarse embarazadas en el futuro. Sin embargo, la aceptación de la vacuna entre las mujeres embarazadas es baja: Los últimos datos muestran que sólo un 40% de las mujeres embarazadas se han vacunado.

«El estudio, por un lado, valida lo que algunas mujeres estaban diciendo en las redes sociales», dijo Bianchi. «Pero en general, a nivel de salud de la población, este ligero cambio no tiene realmente importancia clínica. No debería afectar a la fertilidad, y los beneficios de estar vacunado y no recibir Covid -incluso una versión leve de la variante Omicron- son mucho mayores. No hay que dudar en vacunarse».
También da crédito a las mujeres en las redes sociales por llamar la atención sobre el hecho de que la mayoría de los ensayos clínicos no recogen datos sobre los ciclos menstruales, una señal de salud y fertilidad potencial que, según Bianchi, los NIH consideran como un signo vital.
«La mayoría de los ensayos de investigación clínica no han recogido de forma rutinaria información sobre cómo una intervención afecta al ciclo menstrual. Que yo sepa, esta es la primera vez que se informa de que una vacuna puede afectar al ciclo menstrual. No se oye esto con una vacuna contra la gripe, por ejemplo», dijo Bianchi. «Así que esperamos que esto sirva para concienciar sobre la importancia de recoger información sobre el ciclo menstrual cuando se contemple cualquier intervención».

os investigadores del estudio analizaron los datos de unas 4.000 mujeres que utilizaron la aplicación Natural Cycles para hacer un seguimiento de la menstruación, incluidas unas 2.400 que se vacunaron en el transcurso del estudio y unas 1.600 que permanecieron sin vacunar.
Este estudio no aborda específicamente la fertilidad u otros posibles cambios en los ciclos menstruales, como síntomas o sangrados no programados. Los investigadores analizaron los datos sólo de las mujeres que suelen tener ciclos menstruales regulares, pero señalan que muchas no entran en esta categoría.

COMPARTE

Share on facebook
Share on whatsapp
Más Noticias
Domboro
Logo
Enable registration in settings - general
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0