Los 12 mejores consejos para enfriar una habitación pequeña sin aire acondicionado

why not just buy ac min 1

El calor es duro para nosotros. Dificulta el trabajo, disminuye nuestra productividad y ni siquiera el sueño nos alivia. Y si vives o trabajas en una habitación pequeña que se calienta mucho más rápido y en la que la circulación del aire es bastante peor que en los espacios grandes, la época de calor se convierte en un verdadero reto para sobrevivir. Lea también: Consejos de seguridad para el clima cálido

Entonces, ¿cuáles son las mejores formas de combatir el calor y refrescar una habitación pequeña? Descubramos las formas probadas de enfriar una habitación sin aire acondicionado.

12 consejos para superar el calor en la habitación sin aire acondicionado

  1. Cierre las cortinas durante el día y utilice las oscuras
  2. Abra las ventanas y puertas interiores por la noche
  3. Coloque hielo o agua fría delante del ventilador
  4. Ajuste el ventilador de techo según la estación del año
  5. Duerma bajo
  6. Deje que entre el aire nocturno
  7. Cambie todas las bombillas incandescentes, fluorescentes y de otro tipo a LED
  8. Compre un colchón, almohadas y sábanas refrescantes
  9. Utilice el método egipcio
  10. Beba más agua fría
  11. Tome una ducha fría o de contraste
  12. Enfríe sus pulsaciones

¿Por qué no comprar un aire acondicionado?

  • Piense en su tarifa eléctrica
  • ¿Qué pasa con el impacto medioambiental?
  • El cuidado de su salud personal

12 consejos para superar el calor en la habitación sin aire acondicionado

Cierra las cortinas durante el día y utiliza las oscuras

Puede que te preguntes por qué tienes que cerrar las cortinas cuando intentas refrescar tu habitación. Durante el verano, dejar las cortinas abiertas significará dar acceso al sol a su habitación. Por lo tanto, es importante dejar las cortinas o persianas cerradas durante el día para bloquear el sol. Esto le ayudará a refrescar su habitación sin aire acondicionado.

Si tu ventana recibe mucha luz solar directa, el uso de cortinas oscuras o de oscurecimiento evitará que los rayos sobrecalienten tu habitación durante las horas en que el sol está más activo. De lo contrario, tu habitación podría convertirse en un improvisado invernadero.

Abra las ventanas y puertas interiores por la noche

Además de cerrar las cortinas durante el día, puedes abrirlas por la noche. Por la noche, el sol se ha ido y puedes disfrutar de la fresca brisa nocturna, pero no si las cortinas están cerradas. Por lo tanto, siempre debes abrir las ventanas y las puertas interiores de tu casa por la noche. Al abrir las ventanas, también puedes crear una brisa cruzada que llenará tu habitación de aire fresco.

Cerrar las puertas que conectan la cocina con el resto de la casa durante el día es beneficioso, ya que el aire caliente que se produce al cocinar se transmite a toda la casa. También debes abrir la puerta o ventana que comunica la cocina con el exterior para eliminar el aire caliente. Puede abrir las puertas y ventanas por la noche para que el aire más fresco fluya libremente de una habitación a otra.

Coloque hielo o agua fría delante del ventilador

Otro consejo útil es poner agua fría o hielo delante del ventilador mientras está encendido. Esto hará que el ventilador sople el frescor del agua o del hielo alrededor, haciendo así que su habitación sea más fresca. Lo mejor es cerrar la puerta y las ventanas cuando hagas esto, para mantener el aire atrapado dentro.

La idea es que el hielo genere aire frío a su alrededor y el ventilador lo haga circular. Es una alternativa ideal al aire acondicionado. Eso sí, no te sientes justo delante del chorro para que no te irrite los ojos.

Ajuste su ventilador de techo según la estación del año

También puede cambiar los ajustes de su ventilador de techo según la estación del año. ¿Sabías que los ventiladores de techo tienen dos modos? Dependiendo de la forma en que giren las aspas, pueden crear una brisa o forzar el aire caliente hacia abajo (el aire caliente siempre viaja hacia arriba).

Así, puedes hacer que cree una brisa durante el verano y que fuerce el aire caliente hacia abajo durante el invierno. Debe girar en sentido contrario a las agujas del reloj durante el verano y en sentido de las agujas del reloj durante el invierno. Asegúrate de que tienes el ajuste correcto para enfriar la habitación en lugar de calentarla.

Para el cuarto de baño y, sobre todo, para la cocina, que desprende mucho calor, puedes utilizar un extractor. El ventilador sacará el vapor de la habitación mientras cocinas, así que es una buena forma de refrescar una habitación.

Dormir bajo

Debido al principio de ascenso del aire caliente, el aire a tus pies está menos caliente que el del techo. Puedes desmontar tu cama y poner el colchón en el suelo o probar una noche sin colchón, si no te molestan las superficies duras, y ver si hay diferencia.

En los días más calurosos, también puedes dormir en el suelo si tu suelo es de baldosas. Es una buena forma de combatir el calor. Las baldosas suelen ser frescas y hacen que dormir sea más cómodo, de nuevo si puedes arreglártelas con las superficies duras.

Deja que entre el aire nocturno

No hay nada más natural y fresco que el aire nocturno. Puedes aprovechar el aire nocturno y abrir las ventanas o una puerta. Si está lloviendo, puedes abrir las ventanas lo suficiente para que entre el aire fresco, pero no para que entre la lluvia. El aire hará que tu habitación sea más fría durante la época de lluvias.

Abre la ventana en cuanto baje la temperatura exterior. De hecho, abre todas las ventanas de tu casa para refrescarla durante la noche y permitir una brisa cruzada, y ciérralas a la mañana siguiente cuando el aire vuelva a calentarse.

Cambie todas sus bombillas incandescentes, fluorescentes y de otro tipo por LED
Todos los equipos electrónicos emanan calor, incluidas las bombillas. Con estas luces encendidas, puede ser difícil mantener una habitación fresca durante el día. Esto contribuye a aumentar la temperatura de la habitación. Las luces LED, en cambio, se mantienen frescas. Además, son más eficientes desde el punto de vista energético, por lo que ahorrarás en la factura de la luz.

Si no puedes cambiar todas las bombillas, de momento puedes mantener las luces apagadas y aprovechar la luz natural de tu casa. Esto contribuirá en gran medida a mantenerte fresco. Luego, puedes encender las luces por la noche. Esto también reducirá la cantidad de energía que consumes.

Compra un colchón, almohadas y sábanas refrescantes

La tecnología de los colchones se ha desarrollado para ayudarle a mantenerse fresco por la noche. Ya sea con fundas que absorben la humedad o con núcleos de espuma transpirables, hay muchas variedades de colchones refrescantes para pasar el verano sin sudar.

Además de los colchones, también puedes optar por sábanas y almohadas refrescantes para estar más cómodo. Incluso si no estás tumbado en la cama, puedes utilizar las sábanas para cubrirte cuando estés en el sofá y mantenerte fresco. Si no puedes permitirte colchones, almohadas y sábanas refrescantes, puedes utilizar sábanas de algodón en tu cama y asegurarte de no utilizar nada más. El algodón es más transpirable que otros materiales, por lo que hará que tus noches sean más frescas.

Utiliza el método egipcio

Se trata de un método en el que utilizas una sábana húmeda como cubierta para mantenerte fresco – básicamente un enfriador de pantano de bricolaje. Si lo intentas, pon el ventilador a baja potencia, ya que enfriar demasiado los músculos puede hacerte sentir incómodo.

Cuando crees la sábana húmeda, no añadas demasiada agua a la sábana o se empapará, y podrías coger un resfriado mientras intentas mantenerte fresco.

Bebe más agua fresca

Nuestro cuerpo está hecho principalmente de agua, por lo que mantenerse hidratado es una forma segura de mantenerse sano y cómodo. Si estás deshidratado o bebes agua caliente, te sentirás más afectado por el calor.

El agua fría (no helada) también puede ayudar a enfriar el cuerpo desde dentro, proporcionando alivio. Para que funcione mejor, puedes beber mucha agua antes de acostarte para mantenerte fresco e hidratado.

Toma una ducha fría o de contraste

Tomar duchas de contraste -alternar entre agua caliente y fría durante una ducha- con regularidad puede ayudar a tu cuerpo a adaptarse mejor a los cambios de temperatura. Si las duchas de contraste no le parecen atractivas, una ducha tibia para refrescar el cuerpo puede ayudarle a combatir el calor.

Cuando te duches con agua fría, no lo hagas si vienes directamente de un ambiente caluroso o de una temperatura elevada. Si es así, puedes pasar un rato refrescándote frente al ventilador antes de entrar en la ducha.

Refresca tus pulsaciones

Si tienes mucho calor, puedes colocarte una bolsa de hielo o una toalla fría y húmeda en los puntos de pulso: las muñecas, los tobillos, la parte baja de los codos y la parte posterior de las rodillas. Asegúrate de cubrir tu piel con una toalla para evitar que se enfríe demasiado.

Aplicando algo frío en los puntos de pulso, puedes hacer que tu temperatura corporal se reduzca muy rápidamente y te sientas más fresco. Este es un método de la vieja escuela, pero sigue siendo muy eficaz.

La mayoría de los consejos anteriores son para la noche, ya que cuando más calor sientes es cuando duermes. Así que aplica algunos de ellos antes de irte a la cama. Seguro que todos estamos de acuerdo en que estos trucos tienen pros y contras. Por un lado, rociar una sábana con agua y usarla para refrescarse no cuesta mucho. Por otro lado, la mayoría de ellos no funcionarán durante un largo periodo de tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.