Jiménez, el sabio de la Covid: «Los gobiernos nos han tratado igual o peor que en ‘No mires arriba'»

640696237 220944251 1706x960

José Luis Jiménez.

José Luis Jiménez.

SALUD COVID-19

Jiménez, el sabio de la Covid: «Los gobiernos nos han tratado igual o peor que en ‘No mires arriba'»

«Dijeron que mascarillas no y la Covid conquistó el mundo» / «Negar que el virus se transmite por el aire es uno de los errores más graves en la historia de la salud pública» / «El colegio presencial es una decisión política: hay más transmisión que en entornos comunitarios» / «Los políticos mienten como bellacos».

9 enero, 2022 02:36GUARDAR

  1.  COLEGIOS
  2. CORONAVIRUS
  3. ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Marcos Domínguez

Noticias relacionadas

José Luis Jiménez, investigador de la Universidad de Colorado especializado en aerosoles y transmisión de enfermedades, ha sido una de las principales figuras en demostrar que la visión inicial de cómo se transmite la Covid era errónea: no se trata de gotas que lanzamos como proyectiles desde boca y nariz y caen al suelo, sino de otras, microscópicas, que se mantienen en el aire. De ahí lo absurdo de las mascarillas al aire libre y la necesidad vital de ventilar los espacios cerrados.

Se trata de uno de los investigadores sobre aerosoles más citados del mundo. Su alma mater, la Universidad de Zaragoza, resolvió nombrarle doctor honoris causa el pasado noviembre dada su contribución al conocimiento del virus, tanto en el aspecto académico como divulgador: se ha hecho famoso por sus larguísimos hilos de Twitter donde acumula la evidencia disponible de la transmisión del virus por el aire… y de las políticas absurdas que los gobiernos se empeñan en mantener a pesar de no haber sido eficaces.

Este lunes, los estudiantes vuelven a las clases presenciales tras haberlo acordado así el gobierno central y las comunidades autónomas, perpetuando el mito de que la transmisión en colegios es mínima, algo que Jiménez desmiente. Antes de la llegada de ómicron, la franja de edad hasta los 11 años era la que más crecía en contagios. En juego está que no vuelva a serlo.

– Las administraciones han acabado aceptando que el SARS-CoV-2 se transmite por aerosoles. ¿Por qué cree que siguen apoyando medidas ineficaces como las desinfecciones de superficies o las mascarillas al aire libre?

– Tanto los gobiernos, en España y otros países, la CDC, la OMS… al principio decían que señalar que la Covid se transmite por aerosoles era desinformación. Hace meses que han tenido que aceptarlo porque era científicamente vergonzante seguir negándolo. Pero, ¿cómo lo han hecho? Lo han puesto en una página web, diciendo que se transmite por el aire de una forma más o menos confusa… Si eres científico entiendes lo que dicen; si no, es de lo más confuso.

Pero no actúan en consecuencia. Se cubren el trasero si un científico como yo les dice que no lo tienen en cuenta. «Mire nuestra página web», dicen, pero luego sus políticas no son consecuentes. 

¿Por qué se sigue haciendo esto? Es un poco como la película de ‘No mires arriba’, nos han tratado igual o peor. En resumen, hay dos razones: la primera es que no quieren aceptar que han cometido un error tan grave. Es uno de los errores más graves en la historia de la salud pública: decir que se transmitía por superficies y no por el aire permitió a la pandemia expandirse cuando, en principio, el virus no estaba en muchos sitios.

Dijeron que mascarillas no, que esto va por superficies y había que lavarse las manos, y eso permitió al virus conquistar el mundo. Me dicen contactos dentro de la OMS que Maria van Kerkhove [jefa técnica de la OMS para la Covid-19] no quiere admitir ese error. Entonces, marean la perdiz.

La otra razón es práctica, porque para los gobiernos es muy cómodo decir que va por las superficies y por las gotas que caen al suelo, porque entonces la responsabilidad de protegerse es del individuo: tú te lavas las manos y mantienes la distancia y, si te contagias es culpa tuya. Los gobiernos dan instrucciones para que tú hagas cosas pero ellos no tienen que hacer mucho.

Sin embargo, si aceptan que nos contagiamos al respirar el aire en interiores –esto es una pandemia de interiores, eso está clarísimo en todos los estudios–, si te contagias en una tienda, una oficina, un colegio, una universidad o un edificio del gobierno, tú no tienes control para limpiar el aire. Ahí ya la responsabilidad para mejorar eso es suya, y cuesta dinero.

– ¿Es efectivo mantener una distancia física de 1,5 metros bajo el paradigma de la transmisión por aerosoles? ¿Lo es tanto en exteriores como en interiores?

– El hecho de que la distancia funciona para reducir la transmisión de las enfermedades (sobre todo la de las respiratorias) es una observación empírica de tiempos de la peste y de la guerra de Crimea, donde se veía que los soldados ingleses, si se ponía más distancia entre las camas, se contagiaban menos.

Lo que es un error, de 1910, es que un investigador norteamericano, Charles Chapin, dijo que si la distancia funcionaba era porque las gotículas eran como un proyectil y caen el suelo, y por eso cuando te alejas no te dan las gotas y no te contagias. Ese es el error de las gotas que la OMS se creía a pies juntillas al inicio de la pandemia.

La distancia funciona pero por una razón diferente: al alejarte de alguien, respiras menos el aire de la persona. Si estás cerca de alguien que ha comido ajo lo hueles porque es el aliento que sale de esa persona; si te vas alejando ya no lo hueles porque estás respirando menos aire. Pero si estás en la misma habitación y está mal ventilada, te puedes contagiar con el tiempo.

La distancia hay que mantenerla en interiores y exteriores. En exteriores, estás hablando con un fumador y ves cómo sale el chorro de aire con el humo. Es una situación muy peligrosa si no hace viento, menos que en interiores pero sigue siendo una situación peligrosa.

– En España la vuelta al colegio será presencial. ¿Cree que esto impactará negativamente en la evolución de la ola actual de Covid?

– Es una decisión política, se ha mantenido a lo largo de la pandemia, y para apoyarla esconden la verdad. Nunca se ha hablado de long Covid en los medios en España, que es muy importante en niños. Tampoco se habla de la transmisión en las escuelas: un estudio en Francia señalaba que había más transmisión en las escuelas que en el ámbito comunitario.

Sin embargo, en España se dice que, si se han contagiado, lo han hecho en la comunidad, es algo absurdo. En Alemania, en Hamburgo, les pillaron con las manos en la masa: había un informe que decía que se habían contagiado en la escuela pero llegaron los políticos y dijeron que no, etc. En España se miente como bellacos en esto.

Los colegios se pueden plantear de una forma más segura una vez entiendes cómo es la transmisión. Hay una serie de medidas que no son muy costosas: ventilar y medir el CO2, llevar buenas mascarillas puestas, sobre todo FFP2 que se pueden regalar a los que no se las pueden costear (mi hijo lleva una mascarilla N95, que es como la FFP2, y la lleva perfectamente). Si no se puede ventilar es cuando hay que filtrar, pero no tienen por qué ser filtros HEPA, que son caros, se puede hacer con un ventilador.

Creo que, si las cosas siguen con este negacionismo de las administraciones, el colegio va a ser un criadero de ómicron, se van a contagiar muchos de los niños que estén en la escuela, que lleven malas mascarillas en sitios mal ventilados. Y ellos van a contagiar a los padres. Esto va a traer muchísimas hospitalizaciones y muertes, y mucho long Covid. 

– ¿Qué medidas deberían estar más presentes en los espacios cerrados? ¿Qué opina de los purificadores de aire?

– Aparte de las mascarillas, que es un filtro para que no salgan los virus al aire, hay tres maneras de evitar la presencia del virus en el aire. La primera es echarlo fuera, eso es la ventilación. La segunda es quedarte con el aire, no lo echas afuera, pero le quitas el virus: eso es la filtración, de una mascarilla o un filtro que pones a un ventilador.

Lo tercero es dejar el aire y los aerosoles con el virus flotando por el aire pero tratas de matarlo, de desactivarlo. Esto es la desinfección del aire. Lo que recomendamos los expertos, y hemos escrito artículos sobre ello, es: primero, si se puede, ventilación. Si no se llega con la ventilación, entonces filtración, ya sea con filtros HEPA, si el edificio tiene instalación de filtros, o con filtros baratos con un ventilador.

Desinfección: hay que evitarla completamente con una excepción, que son los rayos ultravioleta. Esto funciona, se sabe desde hace tiempo. Lo que pasa es que es peligroso si no se hace bien, porque los rayos dan a la gente y les puede quemar. Además, es más caro que ventilar y filtrar. En sitios como la sala de espera de urgencias o una presión se pueden poner los rayos ultravioleta, pero no es algo para las casas o las clases.

Como decía Lord Kelvin, solo se puede mejorar lo que se mide. Teniendo medidores de CO2 que, por unos cien euros, te miden si estás ventilando bien o mal y son fáciles de compartir, se puede tener uno en un colegio, compartirlo con amigos poniendo cada uno diez euros, etc.

A veces se dicen tonterías en España. Nos contactaron desde una autonomía porque les habían pedido que escribieran por qué los filtros HEPA no funcionaban; la razón real era que, si decían que funcionaba, tenían que comprarlos y no tenían dinero. Esto lo denunciamos en Twitter hace un año. Se dicen muchas tonterías pero funcionan.

Sobre los purificadores de aire. ‘Purificador’ es un término de marketing. Los llamamos limpiadores de aire: el aire se puede limpiar, no purificar con un cacharro. Los limpiadores de filtros, bien; de rayos ultravioleta, tal vez. Todos los demás, electrónicos, de iones, plasma, fotocatálisis, hidroxilos… o poner desinfectantes en el aire, como ácido hipocloroso (lejía, básicamente), dióxido de cloro (otra lejía), agua oxigenada, alcohol, ozono… es una barbaridad.

Los limpiadores de aire electrónicos o con desinfectantes son una barbaridad porque funcionan con reacciones químicas en las moléculas del virus. ¿De qué está hecho el virus? De ácidos nucleicos, lípidos y proteínas. Si estamos respirando eso y hay tantos oxidantes como para dañar a un virus muy pequeño, imagínese lo que nos está haciendo a nosotros, que también estamos hecho de lípidos, proteínas y ácidos nucleicos.

– La OMS calcula que dos millones de personas en el mundo mueren debido a la mala calidad del aire en interiores. ¿Cree que la pandemia ayudará a visibilizar este problema una vez finalice?

– La estimación de la OMS me parece muy por lo bajo, porque ahora sabemos que todas las enfermedades respiratorias, incluyendo la gripe, se transmiten por el aire. Póngase a sumar los muertos de la gripe. La pandemia ha ayudado a visibilizar este problema pero, como nos decían en privado de otra autonomía en España, están esperando a que se pase la pandemia para poder seguir ignorando la ventilación. Esto nos lo decían descaradamente porque no es una prioridad para los políticos, no es por donde piensan que les van a venir los votos.

Los científicos estamos empujando para que esto no se olvide, pero se ve claramente: en el momento en que bajan los casos ya nadie te llama, los periódicos no hablan de esto, no se dice nada… Nosotros seguimos publicando artículos, pero ¿quién lee los artículos científicos? Sin embargo, luego hay una ola y entonces usted me llama, pero cuando se pase ómicron en tres meses no se hablará más de esto.

Producirá un cambio pero, viendo la actitud de los gobiernos de negarlo y de estamentos como la OMS, yo no estoy seguro de que esto cambie. Muchas veces hablo con mis colegas y lo que decimos es que tal vez no impactemos mucho en esta pandemia, porque ni los gobiernos ni la OMS nos hacen caso, pero al menos podemos impactar en la próxima pandemia, para cuando, si sale otro virus dentro de cinco o diez años, ya no lo puedan negar descaradamente y tengan que aceptarlo un poco más.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are makes.